El amor de Dios trae sanidad

 La curación fluye a través de las relaciones. (Jesús se dirigió a la mujer del flujo de sangre en Marcos 5) como "HIJA" para recordarle que Dios no estaba distante de ella. Ella era parte de la familia de Dios.

A Jesús le interesaba su necesidad física, pero también se tomó el tiempo para hacer frente a la necesidad relacional que ella necesitaba. Él hace lo mismo contigo ti. 

 Un encuentro con Jesús siempre tiene el poder de sanar. Cuando el amor está presente, la curación está presente. No siempre se verá milagrosa, pero siempre va a hacer una diferencia.

Creo que la mayoría de nosotros queremos experimentar un encuentro sobrenatural con Jesús. Queremos sanidad (física, económica, emocional y espiritual) en nuestra propia vida, pero no siempre sabemos cómo recibir estos dones que Jesús ofrece libremente a nosotros. A continuación te quiero mostrar 3 puntos simples de seguir: 

1.) Cree en el poder de Dios 

El amor trae la curación, pero nunca es a través de nuestro propio poder. Es siempre el resultado del poder de Dios.

2.) Ora con Fe 

Cualquier cosa por la que valga la pena preocuparse, vale la pena orar. Cuando tu quieras experimentar la curación en tu vida o la vida de un ser querido, pídeselo a Dios. 

3.) Confia en Dios sobre cualquier cosa  

Dios tiene un propósito para tu dolor, una razón para tus luchas y una recompensa por tu fidelidad. Confía en él, y no te rindas. Basa tu fe en lo que Dios ya hizo para amarte y salvarte.

braynor martinez